¿Y si te digo que hace días que no hago más que crecer? 
Desde que solté tu estela,
                                       desnudo oquedades 
                                                                      y las lleno de quimeras.
Algunas se rompen, pero no parece importar más que un tiempo,
me levanto y sigo y hasta sonrío mirando dentro,
y llega una quimera nueva, otro sueño, otro regalo,
cortas las tormentas desde que conozco los secretos.
Para crecer hay que romperse, o eso he aprendido... 
Para crecer hay que pasar fiebre,
te crujen las articulaciones del alma cuando la doblas por donde no es.
Duelen las rodillas, no sé vivir agachada.
Así que me rompo y crezco puntualmente
                                                              cada pocos días
                                                                                        desde que te abandoné a mi suerte.
Qué suerte abandonarte.
Recorro las miserias de mis pasillos oscuros,
me acostumbro a los silencios y a los gritos que me habitan. 
Y al final,
               cada pocos días,
                                         me surge una sonrisa
                                                                          y dejan de doler los nuevos rotos.
Hay tantas luces, tantas cosas, por las que sonreír... ¿no te das cuenta?
Desde que no me miro en tus espejos 
disfruto de la soledad 
repartiendo sentimientos 
entre los huecos que ha dejado, 
que has dejado. 
Quizá los dejé yo. 
             Tantos vacíos mientras busco el equilibrio... 
                           Ciclotimia de días que parecen viajes, mirando dentro más que por la ventanilla.
                                                 Viajando dentro.
A veces anhelo compañías, 
a veces las tengo.                                   
Cuanto más me alejo de ti
                                       menos me duelen las mediocridades
                                                                                              en las que navegas perdido,
            menos me preocupa no ser tu faro cuando descubras que me he ido.
                                                  Menos me tumba el viento que recorre mi mundo,
                                                                                         más rápido escribo las letras de un nuevo futuro.
Y si no llega,
no hay problema.
Relativizo lo que venga
desde que no vienes tú.
Y te echo de menos, 
más de lo que mereces,          
menos de lo que debería.                    
Creo que he encontrado la receta,
                                           y pienso devorarla antes de que me cambien los ingredientes.
 Te debo mucho, lo sé,
                                 pero la verdadera pena es que tú no sabrás lo que me debes
hasta que no puedas venir a pagarlo.
Que te vaya bonito, naúfrago errante.
                                         Sílbame cuando te encuentres,
                                                                         pero silba bajito,
                                                                                       no vaya a enterarme.

4 susurros:

Sublime!!

PRECIOSO

:o)

Que sea eco de silbido

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

No te vayas...

Este blog se alimenta de mis palabras tanto como de tus susurros, así que regálame una sonrisa: déjame un comentario antes de irte... y vuelve!

Almas amigas